miércoles, 15 de noviembre de 2017

De mudanza...


Rumbeo, a cosas nuevas, experimentos por venir, por mí que no quede, son tiempos de cambio sin olvidar quiénes fuimos en momentos.
Ando a la nueva experiencia «Arena y sal», ¡a ver!, me queda mucho por recorrer.
Aquí les dejo a "rosa" fresca de hoy para que el camino no sea tan largo.

domingo, 29 de octubre de 2017

Día a día... piedra a piedra...


Eran los albores de 1908, de un siglo que ya se fue, alguien puso una piedra, vieron que no se parecía a nada; años más tarde, alguien, admirador cierto de la obra, hizo su primer trazo, pareció eso, una raya en el lienzo, los antiguos siguieron poniendo, el pintor trazando.
Piedra a piedra, majestuosa la levantaron, corrían los setenta y tantos, el pintor siguió trazando, luego empezó a llenar de colores lo que a la vista era su piedra, ocres, dorados, marrones, azules, sombras, grises, en una mezcla infinita, hasta que, al fin, puso cara a su mirada.
Si aquellos hubiesen pensado, sacado de sus mentes y planos, tanta majestuosidad, no la habrían dado por cierta, pero sí, muchas generaciones de manos, hicieron la tal estructura; el pintor sólo hizo que plasmarla.
"La dama", representante, vigía de tanto vecino, millones de instantáneas recorren el mundo, no queda ángulo que fotografiar, no queda matiz que no esté "digitalizado", tal como se dice ahora.
Pero, tengámoslo por cierto, en miles, millones de retratos, no ha salido todavía el definitivo, el que brinde, a todos, su magia, su imponencia.
¡¡¡Disfrútenla!!!

miércoles, 18 de octubre de 2017

No sé si llovía, pero al fin me mojé...


¡No sé!, a lo mejor era por la tarde, o en la hora que mejor no haber estado, el cielo se empezaba a ver algo oscurón, y un airillo frescachón se colaba por la ventana... 
¡Al pronto!, ¡zas!, zapatazo de agua, caía como si fuese casi el fin del mundo y ya no quedaba más en el depósito celestial. La gente, corría, corríamos, corrieron a esconderse, en ese afán que nos entra cuando las cosas no pintan bonitas y no mojarse, -que dicen que es malo-; sobre todo para los dolores de reuma; reoma, -dolores italianos- decía Pepito Monagas en la magistral pluma de Pancho Guerra.
La playa, avenida, calles... se pusieron de muerte, ¡¡¡bien de agua, tú!!!, parecía que las olas rompían en la misma avenida, ¿habría alguno que quisiera tirarse de cabeza? -haberlos... siempre-, en fin, cuanto da de sí un día de lluvia, y eso que yo no estaba por todo aquello, y que la famosa, está sacada de un blogg de imágenes de la susodicha playa...
¡¡¡Ya me habría gustado, ya!!!

sábado, 7 de octubre de 2017

Del jueves: Día del docente...


Ayer fue jueves, hoy, sin dormir, ya es sábado, ayer fue un día importante, ¿quién lo instaura? "Día del maestro"... porque mirando a sangugle bendito, no se ve santo, que hiciera curro. Tal vez ni que enseñara, pero, ahí estaba.
Alguien pasa, te deja un "mensajito" en el móvil ¡¡¡Felicidades!!!, gracias por ello, me alegra que alguien se acuerde, y más  que alguien reconozca y engrandezca nuestra labor.
Me quedo con la reflexión:

«Los grandes docentes ayudan a que sea cierto.»

Me llena de orgullo, me invita a seguir, me da ánimos, me ayuda a levantarme, todo camino tiene sus tropiezos, y éste no será menor.

¡¡¡Felicidades, maestro!!!




jueves, 28 de septiembre de 2017

Cuéntame cosas, música, flores...


Alguien, que sabe que me gustan, las deja en "el muro", que no de la vergüenza, si el de Facebook, plataforma que anda tan de moda, con otras, para que todos y cada uno, contemos batallitas, exhibamos el vídeo dos mil y pico, digo iguales, de la penúltima visita a ese sitio, antes no iba nadie, y desde que las redes lo menudean, hasta colas.
Hay quién curiosea en lo que "pones", dan su "me gusta" y miran a otro, muchos, en cambio, te dejan su comentario, te ponen una fotica de lo que tanto te hace feliz, una rosa, el amanecer más claro, una puesta y una hermosa playa, llena de millones de recuerdos. Otros, en cambio, entrarán o no, mirarán y seguirán de largo, a ellos también se lo dedico.
Otros cuentan chistes, cuelgan fotos de gatos que beben cubatas y encienden un cigarrete; los hay quienes se autoinmortalizan casi a diario, enseñando sus etapas evolutivas, mostrando, día a día, la nueva arruga, ese kilillo que se ha colado.
Y me quedan los que, con magistral maña, cuentan cosas bellas, hablan de paz, armonía, de que nos estamos olvidando de nuestros orígenes, de que, en nada, andamos "embroncados", y como remate, una fotaza, una flor, de mil colores, pintada, mágica y majestuosa... y otras tantas bellezas, ¡bien por ellos!, ¡bien por los que todavía lo apreciamos!