martes, 20 de marzo de 2012

La prima a su vera...


Era de esperar, allí, en mitad del majano la estaba esperando, aleteando sus llamativas poses, a ver si la "chorva" picaba, y... ¡vaya si picó!
Confundida, no sabemos si por la época o la hora en que él la reclamaba, se dejó ir, se quedó "embobada" mirándolo y en un descuido...
El resto ya lo conocemos... por esos campos, mañana revolotearán sus vástagos, repitiendo el rito, llenando de vida la estación...
La primavera, siempre primavera...

2 comentarios:

  1. Es lo que tiene, que la sangre altera, y lo otro también.

    ResponderEliminar
  2. GUILLE: Algunos la tenemos alterada fijo, "lo único"

    ResponderEliminar