miércoles, 16 de septiembre de 2015

La noche juega a “payoyo”… donde quiera que estés…


En la noche, erguida, mirando al cielo, juega a payoyo, en cada pliegue se esconde un pedacito de oscuridad, ella, amiga aliada, deja que le acaricien sus piedras, en una, mil…

Donde quiera que estés
te gustará saber
que por flaca que fuese la vereda
no malvendí tu pañuelo de seda
por un trozo de pan…

…piruetas, dejadas del viento, soplos de frescura, porteadoras de mensajes. Los de a pie echamos una mirada, en un ver que todo sigue en su sitio, el pintor la plasma, la acoge en sus lienzos, la colorea y la hace vistosa, resalta encantos que sólo el pincel ve…

y que jamás
por más cansado que
estuviese, abandoné,
tu recuerdo a la orilla del camino…

Ahora, que soy dueño de ese lienzo retratado, tengo de ganas de enseñarlo, mucho tiempo escondido, así, pintor y artista, me lo pidieron… con su permiso, quiero compartirla, dejó esas sombras en un eterno “escondite” y aliadas, luces que la resaltan…

y por fría que fuera mi noche triste,
no eché al fuego ni uno solo
de los besos que me diste.

Brillos, colores, matices de gala; luces que la adornan, árboles que la rodean, parques que le sirven de estancia… conjunto en la noche que la plasma… escenario de a diario…

Por ti,
por ti brillo mi luz un día
y cuando pienso en ti brilla de nuevo
sin que lo empañe la melancolía
de los fugaces amores eternos.

Sigue cantando el poeta, el pincel se desliza por el lienzo, una, otra, va de la tela a la paleta, a la próxima capa, al color que allí rellenará, aclara los brillos, resalta las sombras, matices en perfecta conjunción, ¡ya va quedando menos!, dos, tres, o algunos más y conseguirá lo buscado…

Donde quiera que estés,
te gustará saber
que te pude olvidar y no he querido,
y por fina que sea mi noche triste…

Luego, busca a sus aliados, primeros momentos, opiniones diversas, que le reafirmen, que le digan… “¡bien hecho!”… lo inmortaliza la foto, lo manda, espera, ¿ansioso?, la opinión de algún admirador…

no echo al fuego ni uno solo
de los besos que me diste.
Donde quiera que estés…
si te acuerdas de mi…

Poesía, obra, todo se va acabando, la mira, miramos, decimos…

¡¡¡cuánta belleza!!! ¡genio!

(Pinta Juan Alberto, canta Serrat)

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Grandes son aquellos que se toman su tiempo para leerlo.

      Eliminar
  2. cuanto ritmo tanguero tiene tu hermoso blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te guste... tango y anhelos...

      Eliminar
  3. Cuánta belleza hay en tus palabras, J. Gerardo.

    Un beso dulce de seda poético.

    ResponderEliminar
  4. Cuánta belleza hay en tus palabras, J. Gerardo.

    Un beso dulce de seda poético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María... de buenos relatadores se van aprendiendo cosas.

      Eliminar